Cuando tu hijo quiere estudiar arte

Cuando tu hijo quiere estudiar arte
Contenidos de este artículo

    Estudiar arte en la escuela mejora

    A la hora de ayudar a los niños a aprender sobre el arte, creo que es importante dedicar algún tiempo a reflexionar sobre el tema: ¿cuál es el propósito del arte y por qué deberían estudiarlo los niños? Para algunos, el arte es bonito, pero es una especie de distracción, y posiblemente no sea del todo necesario para la existencia humana. Para otros, el arte es esencial y satisface algunas necesidades humanas específicas que no pueden satisfacerse de ninguna otra manera.

    El arte más antiguo -los dibujos rupestres y similares- cumplía ciertamente algunos propósitos importantes. Este tipo de arte era un registro de eventos, un medio para compartir historias y una forma de transmitir información. La gente creaba el arte primitivo para mostrar el mundo que les rodeaba: las imágenes solían ser de animales, pájaros, plantas y seres humanos en escenas de la vida cotidiana (especialmente la caza).

    En los últimos siglos, las artes visuales se han vuelto más sofisticadas. La palabra hablada y escrita se ha convertido en nuestro principal medio de comunicación, por lo que el arte puede ser algo más que una crónica de acontecimientos históricos o una forma de compartir historias, aunque también puede serlo.

    ¿Por qué los niños deben estudiar arte?

    Aprender a través de las artes y sobre ellas enriquece la experiencia de estudiar mientras se está en la escuela, además de preparar a los estudiantes para la vida después de la escuela. Las asignaturas artísticas fomentan la autoexpresión y la creatividad y pueden fomentar la confianza y el sentido de identidad individual.

    ¿Cuáles son los 5 beneficios de estudiar arte?

    El arte mejora la motricidad fina, la coordinación mano-ojo, la capacidad de resolver problemas, el pensamiento lateral, el análisis complejo y la capacidad de pensamiento crítico.

    La importancia del arte en el desarrollo infantil pdf

    "El arte no resuelve los problemas, pero nos hace conscientes de su existencia", ha dicho la escultora Magdalena Abakanowicz. La educación artística, en cambio, sí resuelve problemas. Años de investigación demuestran que está estrechamente relacionada con casi todo lo que, como nación, decimos querer para nuestros hijos y exigimos a nuestras escuelas: rendimiento académico, desarrollo social y emocional, compromiso cívico y oportunidades equitativas.

    Se ha convertido en un mantra en el ámbito de la educación el hecho de que el programa Que Ningún Niño Se Quede Atrás, con su presión para elevar los resultados de los exámenes, ha reducido el tiempo dedicado a las artes en las aulas (y a las ciencias, los estudios sociales y todo lo demás, además de la lectura y las matemáticas). Las pruebas apoyan esta afirmación -en un momento veremos las estadísticas-, pero la realidad es más compleja. La educación artística lleva más de tres décadas en declive, como resultado de unos presupuestos ajustados, una lista cada vez mayor de mandatos estatales que han atiborrado el plan de estudios de las aulas, y una sensación pública de que las artes son encantadoras pero no esenciales.

    Esta erosión ha mermado los grupos que podrían haber defendido las artes en la época de la NCLB: los niños que no tenían clases de música y arte en los años 70 y 80 pueden no apreciar su valor ahora. Tenemos toda una generación de profesores y padres que no han tenido la ventaja de las artes en su propia educación", dice Sandra Ruppert, directora de la Arts Education Partnership (AEP), una coalición nacional de organizaciones artísticas, empresariales, educativas, filantrópicas y gubernamentales.

    ¿Cree que los niños deberían estudiar arte en la escuela?

    "El arte es el lenguaje más esencial y universal de la humanidad. No es un adorno, sino una parte necesaria de la comunicación. La calidad de la civilización puede medirse a través de la música, la danza, el teatro, la arquitectura, el arte visual y la literatura.

    Vivimos en un mundo peligroso e interdependiente, y los estudiantes de hoy necesitan escuchar no sólo el lenguaje de la política y la propaganda; también necesitan aprender lenguajes que trasciendan las barreras intelectuales e ideológicas que desconfían de la verdad y sofocan el espíritu humano.

    Ahora más que nunca, nuestros hijos necesitan ver con claridad, oír con agudeza y sentir con sensibilidad a través del exquisito lenguaje de las artes."          -Ernest L. Boyer, Fundación Carnegie para el Avance de la Enseñanza

    La Escuela de Artes Visuales y Escénicas (VPA), dentro de la Facultad de Artes, Ciencias Sociales y Humanidades, fomenta la innovación, los conocimientos técnicos, la comprensión teórica y la colaboración interdisciplinar. El plan de estudios del Departamento de Arte combina los estudios liberales con la práctica de estudio, y como nuestras clases de estudio son prácticas y pequeñas, podemos ofrecer apoyo y tutoría individualizados.

    Todos los alumnos deberían estudiar arte y música en la escuela

    Los niños son curiosos por naturaleza. Desde el momento en que adquieren el control de sus extremidades, se esfuerzan por salir al mundo para ver cómo funciona todo. Exploran, observan e imitan, tratando de averiguar cómo funcionan las cosas y cómo controlarse a sí mismos y a su entorno. Esta exploración sin restricciones ayuda a los niños a formar conexiones en su cerebro, les ayuda a aprender y también es divertida.

    El arte es una actividad natural para apoyar este juego libre en los niños. La libertad de manipular diferentes materiales de forma orgánica y no estructurada permite la exploración y la experimentación. Estos esfuerzos artísticos y exploraciones autodirigidas no sólo son divertidos, sino también educativos. El arte permite a los jóvenes practicar una amplia gama de habilidades que son útiles no sólo para la vida, sino también para el aprendizaje.

    Además de ayudar a los jóvenes a desarrollar importantes habilidades, la libre expresión también es buena para la salud y el bienestar general. Darle a tu hijo una salida creativa puede ayudarle a aliviar el estrés y a resolver las cosas que le pasan en la vida. Al fomentar la expresión artística, puedes ayudar a facilitar el aprendizaje.

    Cuando tu hijo quiere estudiar arte

    Soy Luis Garcia amante de las artes y de las buenas pinturas. En este espacio digital te brindo un contenido especializado en arte, pinturas, cuadros y todo lo relacionado al mundo de las artes.

    Otros artículos que pueden ser de tu interés

    Subir

    Este sitio web utiliza cookies Mas info

    Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
    Privacidad